INFORMACION Buenos días

05/05/2014

05/05/2014 Crónica - Nota - Policiales - Pag. 16
ISIDRO CASANOVA. Estaban heridos
Tres presos fugaron de un hospital

Tres motochorros fugaron ayer del Hospital Diego Paroissien, en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, en el partido de La Matanza. Los delincuentes se encontraban heridos y detenidos en el centro asistencial. Las autoridades no descartan que los marginales hayan contado con apoyo de cómplices, que obraron desde el exterior del nosocomio.
Los voceros revelaron que el hecho se produjo en la madrugada de la víspera en el establecimiento situado en Brigadier Juan Manuel de Rosas al 5900, aunque recién fue descubierto a las 7.10 cuando los efectivos policiales revisaron la habitación en la que se hallaban los sujetos.
Dos de los forajidos estaban heridos de bala (uno en la pierna derecha y el otro en la pierna izquierda), mientras que el tercero había padecido un traumatismo de cráneo.
Intervino en la causa, que fue caratulada “evasión culposa”, la doctora Mariana Teresa Sogio, fiscal de la Unidad Funcional Nº 6 del departamento judicial de La Matanza.
Por motivos de higiene, los servidores públicos no están autorizados a permanecer en la sala junto a los malvivientes y solamente pueden realizar guardia en un pasillo externo.
Por la ventana Al revisar el lugar, se estableció que los individuos habían escapado por una ventana, la cual tenía, como protección, una malla de metal, que había sido cortada, mediante una pinza, que fue incautada por los investigadores. Los delincuentes salieron a un patio y posteriormente habrían fugado por los techos. Dos de los presos estaban acusados de “tenencia de arma de fuego y resistencia a la autoridad”, y el restante había sido imputado de “robo calificado por el uso de arma”.

 

 

SÁBADO

 

 


03/05/2014 La Nación - Nota - Política - Pag. 22 (con Dr. Víctor Vélez)

Magistrado
Amplio apoyo al fallo que absolvió a Hooft

Juristas y políticos dijeron que fue una causa armada y destacaron la tarea del tribunal que declaró la inocencia del juez; para el ex fiscal Strassera, el juicio "fue una tremenda canallada"
Dirigentes de distintos partidos de la oposición celebraron la absolución del juez de Mar del Plata Federico Hooft, que enfrentó un jury acusado por la Secretaría de Derechos Humanos de una supuesta complicidad con la dictadura, y el lunes pasado fue declarado inocente.
Denunciaron que se trató de una causa "armada", sostuvieron que fue un caso de "utilización de los derechos humanos" e incluso la diputada Patricia Bullrich (Unión Pro) pidió formalmente que se investigara la actuación del gobierno nacional en este caso. Según ella, hubo una "persecución kirchnerista". El peronista Jorge Yoma, que hasta el año pasado presidió la Comisión de Justicia de Diputados, apuntó además contra la procuradora Alejandra Gils Carbó, jefa de los fiscales. "Es un caso absolutamente armado por la Secretaría de Derechos Humanos y denunciamos la participación de la Procuración en ese armado, pero la causa está durmiendo. Hay un audio que compromete a un fiscal que reconoció que armó la causa, y fue luego protegido por Gils Carbó", afirmó ayer Yoma.
Un dato importante es que el principal defensor de Hooft fue el ex fiscal del juicio a las Juntas, Julio Strassera, quien ayer dijo a LA NACION: "Ese juicio fue una tremenda canallada. Si hay alguien que se jugó por los derechos humanos fue Hooft. Hay un informe de inteligencia de la policía, de aquella época, que dice que no era una persona confiable para ellos. A Hooft le balearon la casa por procesar a policías", afirmó Strassera. Y sostuvo: "El Gobierno quiere echar a funcionarios dignos para colonizar el Poder Judicial, porque tiene miedo de lo que les pueda pasar".
El fallo que absolvió a Hooft fue aprobado por ocho votos contra dos. Fueron parte de la mayoría el juez de la Corte bonaerense Juan Carlos Hitters y dos legisladores, uno del Frente Amplio Progresista y otro del Frente Renovador. En minoría votaron dos kirchneristas.
La absolución recibió críticas de organismos de derechos humanos que dijeron que "la corporación" había salvado a Hooft. HIJOS Capital afirmó vía Twitter: "Los votos de FAUNEN y el FR por la absolución de Hooft son contra la democracia y la justicia".
También vía Twitter, el líder del gremio de los judiciales, Julio Piumato, defendió la sentencia: "Derrota para los fiscales armadores d causas d MDP' absolvieron al Juez #Hooft".
El senador radical Mario Cimadevilla, miembro del Consejo de la Magistratura, criticó al kirchnerismo. "A través de la Justicia se quieren apropiar de una bandera que no les perteneció nunca. A esta altura de los derechos humanos, la política debe mirar para adelante y dejar que la Justicia, pero la Justicia en serio, mire para atrás", afirmó.
Las agrupaciones de jueces no opinaron sobre el caso, pero sostuvieron que funcionaron correctamente las vías institucionales. El presidente de la Federación Argentina de la Magistratura, Víctor Vélez, afirmó: "Quien es denunciado debe ser investigado, que es lo que ocurrió en este caso, en el cual la sentencia ampliamente mayoritaria estableció que no había elementos para remover al juez. Funcionaron correctamente las instituciones. Ésta es una buena señal: sólo si hay pruebas se condena". El presidente de la Asociación de Magistrados, Luis Cabral, coincidió en que "han funcionado los sistemas institucionales para valorar el desempeño del juez".
Hooft no hizo declaraciones. Está de reposo en su casa, después de un ACV que sufrió durante el juicio. Su familia emitió un comunicado en el que afirmó que él había tenido una "valiente actuación durante la última dictadura" y que eso fue destacado en 1980 por la OEA. "Aun así, un grupo de personas, funcionarios públicos y autoridades políticas orquestaron una campaña de difamación y calumnias", sostuvieron, y anunciaron que "con la misma firmeza" con la que Hooft "enfrentó la persecución y el hostigamiento", se promoverán todas las acciones legales y políticas contra quienes "participaron de la campaña" en su contra.

 

 

03/05/2014 Clarín - Nota - El País - Pag. 9
Por una afección pulmonar
Volvieron a internar a Argibay, jueza de la Corte Suprema

Su estado es delicado, pero “estable”. En 2012 había estado internada varios días.
La jueza de la Corte Suprema, Carmen Argibay, de 74 años, permanece internada desde el miércoles en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT) de esta capital, a raíz de un enfisema pulmonar sumado a afecciones cardíacas y renales. Ayer por la tarde, la magistrada se encontraba “estable y en recuperación”, según informaron fuentes del tribunal.
Durante los últimos meses, Argibay pasó varias veces por esa clínica privada para realizarse estudios y cuidados médicos por sus inconvenientes de salud. Hace dos años, en mayo de 2012, estuvo internada varios días por un cuadro similar. Según sus allegados, los médicos le prohibieron fumar, aunque la jueza no ha podido cumplir con esa recomendación.
Según fuentes de la Corte, se trata de una internación programada, aunque estuvo en terapia intensiva y con asistencia de un respirador.
“Ahora está estable y en etapa de recuperación”, aseguraron.
Nacida el 15 de junio de 1939, Argibay, que fue presa política en la última dictadura, integra la Corte desde el 3 de febrero de 2005 y es la primera jueza del máximo tribunal nombrada por un Gobierno constitucional. El Senado aprobó su pliego el 8 de julio de 2004 con 42 votos a favor, de la entonces senadora Cristina Fernández de Kirchner, oficialistas y radicales, contra 17 votos de otros peronistas, entre ellos Eduardo Menem, Antonio Cafiero y Ramón Saadi.
Autodefinida como atea, la magistrada se pronunció varias veces a favor del derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, lo que se entendió como un respaldo a la despenalización del aborto y le valió fuertes críticas de la Iglesia.
Con una extensa carrera judicial, esta jueza actuó también en el ámbito internacional, pues fue nombrada por la Asamblea General de la Naciones Unidas como juez para el Tribunal Criminal que juzgó crímenes de guerra en la ex Yugoslavia. Es integrante de la Asociación Internacional de Derecho Penal y miembro fundadora de la Asociación Internacional de Mujeres Jueces, entidad que presidió entre 1998 y 2000. Además, fundó la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina.
Por la demora entre su designación y la fecha en que asumió su cargo, esta jueza se convirtió en la segunda mujer que ingresó a la Corte en democracia, luego de que asumiera Elena Highton.
Argibay, que se declaró “más cerca de la izquierda que de la derecha”, aseguró en varias oportunidades que pensaba jubilarse tras cumplir los 75 años, algo que ocurrirá el mes próximo, aunque los trámites podrían demorar unos meses más. Su vacante no tendrá un reemplazante porque, por ley, la Corte pasará a contar con 5 miembros, en lugar de los actuales 7.
Otro juez que prometió jubilarse en el transcurso de sus 75 años es Eugenio Zaffaroni, quien cumplirá esa cifra en enero próximo.

Colegio de Magistrados y Funcionarios Junin | 2015

Diseño Web www.brandal.com.ar